unique visitors counter Minoristas: detengan la violación de datos
Jueves, 24 de Enero de 2019
Minoristas: detengan la violación de datos

Solo en las últimas dos semanas, varios minoristas importantes han reportado incidentes de seguridad de datos de consumidores.

Las noticias últimamente han estado dominadas por la falta que cometió una empresa, Facebook Inc., de no proteger los datos de sus clientes. Pero Facebook no está solo.

Solo en las últimas dos semanas, varios minoristas importantes han reportado incidentes de seguridad de datos de consumidores.

* Under Armour Inc. informó que 150 millones de cuentas en su aplicación MyFitnessPal se vieron afectadas por un reciente ataque informático.

* Hudson’s Bay Co. informó una violación de datos de tarjeta de pago en algunas tiendas Saks Fifth Avenue, Saks Off Fifth y Lord & Taylor. Gemini Advisory, una empresa de seguridad, dijo que un grupo de piratas informáticos obtuvo 5 millones de números de tarjetas robadas que parecen haber sido robadas a esos minoristas.

* El sitio de comida rápida Panera Bread reveló una vulnerabilidad que dejó expuestos los datos de clientes.

* Sears Holdings Corp. dijo que la información de las tarjetas de crédito de algunos de sus compradores se vio comprometida en un incidente de seguridad en una empresa que proporciona servicios en línea al minorista.

Pero mientras la historia de Facebook ha sacudido al mundo empresarial y político durante días, estos otros incidentes de seguridad de datos, que afectan a millones de consumidores en Estados Unidos, apenas han tenido repercusiones.

Las acciones de Under Armour inicialmente cayeron después de que se anunció la violación de seguridad, pero ya se recuperaron.

Las acciones de Hudson’s Bay cayeron solo un 0,45 por ciento el día después de que reveló el incidente, un día en que los principales índices bursátiles descendieron por la amenaza de una guerra comercial entre EE.UU. y China.

Es difícil medir qué tan perturbados se han sentido los consumidores por estos problemas de seguridad de datos. Pero ciertamente no he visto una oleada de indignación en las redes sociales contra estas empresas que se asemeje al movimiento #deleteFacebook [borra Facebook] que se propagó por Internet.

Tal vez no debería estar terriblemente sorprendido de que nadie haya entrado en pánico por estas filtraciones de datos. En 2014, cuando era nuevo cubriendo la industria minorista, Home Depot Inc. reconoció una violación masiva de datos que afectó a 56 millones de tarjetas de crédito y débito. Recuerdo haber pensado: "Voy a escribir sobre las consecuencias de esto durante meses, si no años".

Resulta que estaba equivocado. Las ventas de Home Depot nunca sufrieron un golpe significativo.

Con la excepción de Target Corp., cuyas ventas se vieron afectadas después de una filtración en 2013, los compradores en general no parecen responder a estos incidentes cambiando sus hábitos de compra.

Los inversionistas lo saben, así que no se deshacen de las acciones cuando ocurren estas cosas.

Y me preocupa que esta dinámica sea dañina, dejando a los consumidores más vulnerables de lo que deberían estar. ¿Qué incentivo tienen los minoristas para reforzar sus operaciones de seguridad o invertir en innovación relacionada con la seguridad si no hay consecuencias cuando son vulneradas?

Entiendo por qué el escándalo de Facebook ha capturado más atención que estos otros incidentes. La red social ha dicho que la firma de consultoría política Cambridge Analytica obtuvo indebidamente acceso a datos de hasta 87 millones de sus usuarios.

Es un gran número. Además, este problema está enredado en tantas otras historias cautivadoras, como si los gigantes de Silicon Valley tienen demasiado poder y cómo las redes sociales pueden haber influido en las elecciones presidenciales de EE.UU.

Y a las personas generalmente les preocupa más la seguridad de los datos en sitios de redes sociales que con otras compañías. Quizás la historia de Facebook ha resonado más en parte porque confirma algo que mucha gente ya temía.

Sospecho que parte de la complacencia del consumidor sobre los incidentes de seguridad de minoristas simplemente refleja lo que se conoce como "fatiga de violación de datos". Después de haber tenido que reemplazar una tarjeta comprometida o reclamar cargos fraudulentos tantas veces, comienza a parecer algo normal.

Pero los consumidores no deberían aceptar estas condiciones como normales. Ciertamente sería mejor que los minoristas y la industria de pagos sintieran que sus clientes se irán, o al menos estarán indignados, si no lo hacen.

Fuente: Diario Gestión

 
 
Boletines [Agosto]
D
L
M
M
J
V
S
 
 
6
13
20
25
26
27
28
29
30
31
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Revista Electrónica
1a. Quincena Julio 2017
Edición Nº 378
 
 
Copyright 2007 - 2012 | Revista Actualidad Empresarial
instagram takipci r57 shell