Lunes, 22 de Octubre de 2018
Cine y confitería: Los cambios que podría experimentar el negocio tras la medida de Indecopi

Rodolfo Muente de la UPC detalla cuatro razones por las que no se dará un alza de precios en las entradas en corto plazo pero ¿qué pasará en el largo plazo?

El 2 de marzo se acerca y tanto Cinemark como Cineplanet tendrán que acatar la medida del Indecopi que permite al público ingresar a las salas de cine productos iguales o de similares características a los que se comercializan en las confiterías de esas empresas.

Mientras Cinemark adelantó que apelará la medida ante el Poder Judicial y Cineplanet dice que lo acatará aunque evalúa tambiénpresentar un recurso judicial, surge la duda de si el negocio del cine se mantendrá igual o se vendrán cambios a raíz de lo dispuesto por el Indecopi, más aún si hay indicios de que se podría incluir a las otras cadenas de cine.

Rodolfo Muente, profesor de la carrera de Marketing de EPE de la UPC, indicó que en el campo legal, por el momento, las dos cadenas involucradas deben acatar la resolución de Indecopi desde el 2 de marzo.

“Por ello, partiendo de esta inmediata realidad las cadenas deberán buscar alternativas que permitan proteger sus ingresos por alimentos. En el mundo este tipo de formatos de salas multicine llegan a facturar 30%”, anotó a Gestion.pe.

En Perú, mencionó que estas cadenas llegan hasta el 40% y esto forma parte importante de un solo modelo de negocio que cubre sus costos fijos, define su layout, contrata personal, negocia con sus proveedores precios, espacios en el punto de venta y exclusividad.

“Por ello las salas de cine en breve plazo deben buscar compensar esta pérdida de facturación que será mucho más sensible en los segmentos menos pudientes. No se puede subir las tarifas directamente como respuesta inmediata”, puntualizó.

¿Por qué no es viable pensar en un alza de precios en el corto plazo?, pues el especialista dio cuatro razones puntuales:

1. La apelación de las cadenas (como Cinermark) podría dar paso a nuevos escenarios, sería prematuro adelantarse y luego volver a bajar precios. 
2. Un alza como respuesta directa afectaría la relación de las cadenas con sus clientes.
3. La competencia no involucrada podría aprovechar en ganar participación principalmente en públicos más sensibles a los precios.
4. Los productos sustitutos como las descargas on line y la piratería podrían ganar terreno.

Muente refirió que, por ahora, Cinemark y Cineplanet deben quitar sus letreros de impedimento de alimentos e definir los alimentos que están permitido ingresar a salas incluidos envases.

Pero también deberán intensificar sus promociones con el objetivo de competir contra la modalidad de ingreso libre con alimentos, empezando por facturar en ‘combo’ la entrada y alimentos en una sola caja o aplicativo de venta on line.

“Esto podría incluir butacas preferenciales para los compradores de combos, intensificar alianzas con bancos y tarjetas, discriminar sus precios según los momentos de mayor y menor demanda ampliando las diferencias tarifarias por hora y día”, detalló.

Otra alternativa sería incrementar las diferencias de precios por zonas (se conoce que los precios actualmente son muy diversos por zonas geográficas tanto en Lima como en todo el territorio nacional).

“Definitivamente la segmentación y el análisis de sensibilidad de la demanda será mucho más fino para la definición de precios, alternativas de alimentos, promociones en el corto plazo”, acotó.

Asimismo, en un plazo menos inmediato y conforme se agoten las instancias legales y el Poder Judicial resuelva el caso, las salas multicine tendrán que pensar en redefinir sus costos fijos, entre ellos el personal de atención en la zona de alimentos que alcanza hasta un 40% de sus planillas, reducir los metros cuadrados en la zona de alimentos y pensar en alimentos cada vez más saludables y populares.

“El crecimiento de este formato puede verse mermado, los planes de expansión modificados, hasta podrían volver las salas de barrio o cadenas low cost”, proyectó.

Alzas 'camufladas'

Si bien consideró prematuro pensar en un alza de precios en las entradas al cine en Perú en el corto plazo, el especialista explicó que en los países donde el consumidor ha ganado el derecho a ingresar con alimentos similares, los precios fueron subiendo.

Tal es el caso de España, donde las tarifas fluctúan en más de 100% en condiciones de mayor o menor demanda y en proporciones similares entre una zona geográfica y otra.

“En Brasil, país también regulado, las tarifas subieron luego de estas normas y hoy el ticket promedio es de 8 dólares. Las cadenas van a tratar de cuidar sus ingresos matizando los valores de los tickets o reduciendo su costos para cuidar la caída de la demanda”, acotó.

Muente dijo que las cadenas de salas de cine en Perú tendrán tiempo para ir midiendo la sensibilidad de la demanda, mientras el Poder Judicial se manifiesta.

“El objetivo para las cadenas es lograr que la recaudación por ticket compense la pérdida de ingresos por alimentos sutilmente, si se incrementa el precio del ticket entre 5% y 10% este ingreso sería marginal y compensaría en parte la perdida de facturación, el resto debería cubrirse con acciones más dinámicas de combos como los descritos y ampliando la variabilidad de precio de las segmentaciones geográficas y conductuales”, comentó.

Añadió como ejemplo que un incremento de 10% en una sala en Miraflores representaría S/ 2 y sería de S/ 1 en Huancayo. “Creo que esta sería un alza camuflada con las acciones descritas de mayor dinamismo de las tarifas”, manifestó.

 

Fuente: Diario Gestión 

 
 
Copyright 2007 - 2012 | Revista Actualidad Empresarial
instagram takipci r57 shell