Domingo, 27 de Mayo de 2018
Mayores tributos permitirán obras de gran impacto social

Este año se prevén recursos por S/ 101,622 millones, lo que significaría un avance de 12%.

Los recaudadores de impuestos tuvieron una imagen muy dura en la época en la que Jesús estuvo entre nosotros. Sin embargo, uno de ellos, Zaqueo, ganó especial notoriedad por su fe y por su disposición a desprenderse de sus bienes materiales para dárselos a los que menos tenían.

Ese es, en concreto, el concepto de la recaudación. Obtener ingresos para luego repartirlos (aunque no monetariamente) entre las poblaciones, ya sea mediante la prestación de servicios o la ejecución de proyectos con gran impacto social.

En 1985, cuando Juan Pablo II nos visitó por primera vez, el nivel de ingresos del Gobierno central registró una evolución favorable, explicada por la mayor captación de recursos tributarios, principalmente por impuestos a los combustibles y a las importaciones. 

En ambos casos, resultaron determinantes la elevación de las respectivas tasas impositivas y el efecto tipo de cambio real. Ello se tradujo en un aumento en dos puntos porcentuales en la presión tributaria, con lo que llegó a representar 15.6% del producto bruto interno (PBI).

El rendimiento de los impuestos a la producción y consumo aumentó en 29% en términos reales, básicamente por la mayor recaudación por concepto del impuesto selectivo al consumo (ISC) aplicado a los combustibles. 

Al respecto, los reajustes periódicos de precios de estos productos, asociados con los incrementos en la tasa del ISC, explican la mayor recaudación por este rubro, a pesar de la retracción operada en la demanda interna. 

En 1988, Juan Pablo II retornó al Perú. Ese año, la situación económica del país fue diferente. Si nos enfocamos en el aspecto tributario, el Banco Central de Reserva (BCR) precisó que el total de ingresos del Gobierno central ascendió a 11,406 millones de soles, alcanzando el coeficiente de presión fiscal un valor equivalente a 9.3% del PBI. 

En términos reales, la contracción de los ingresos fiscales fue de 20%, lo que reflejó en su mayor parte la disminución de los ingresos tributarios en 22%. La mayor contracción se observó en el rubro “impuestos a las importaciones” y en la recaudación derivada de los combustibles.

Con el objetivo de contrarrestar el mencionado deterioro, el Gobierno dispuso en setiembre un conjunto de medidas tributarias, entre las cuales se hallaba la creación del impuesto especial a la entrega de moneda extranjera por concepto de exportaciones; el establecimiento de un arancel mínimo de 10% sobre el valor CIF de las importaciones (manteniéndose ciertas exoneraciones); la modificación del sistema de pagos a cuenta y de las tasas del impuesto general a las ventas (IGV) y el ISC (excepto combustibles), y la elevación de los porcentajes de pagos a cuenta de los impuestas a la renta y al patrimonio.

En la actualidad

El jefe de la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat), Víctor Shiguiyama, proyectó recientemente que este año los ingresos tributarios del país alcanzarían los 101,622 millones de soles, lo que significaría una expansión cercana al 12% en comparación con el monto alcanzado en el 2017 (90,706 millones).

Destacó que desde el último trimestre del 2017 se observa una mejora significativa de la recaudación tributaria.

“Si bien el 2017 hubo una menor presión tributaria, de todas maneras fue un año interesante que marcó un punto de inflexión en la recaudación”, detalló.

El funcionario puntualizó que la presión tributaria en el 2017 fue de 12.9% del PBI y estimó que este año la presión cerrará en 13.6% del PBI.

Fiscalización

El año pasado se aprobaron alrededor de 50 medidas de facilitación en beneficio de los contribuyentes y usuarios de comercio exterior, por lo que este año se impulsará el cumplimiento de las obligaciones tributarias, informó Shiguiyama.

“Sin descuidar las labores de facilitación durante el 2018, tenemos que plantearnos como objetivo que los ciudadanos cumplan con sus obligaciones tributarias y aduaneras voluntariamente o como resultado de las acciones de fiscalización que serán fortalecidas con el apoyo de la tecnología”, anotó el jefe de la Sunat.

En ese sentido, el funcionario expresó su expectativa de que los ciudadanos apoyen la labor tributaria exigiendo comprobantes de pago en todas sus compras de bienes o servicios. 

“Si solo solicitaran boletas, podríamos incrementar anualmente la recaudación en 3,000 millones de soles”, agregó.

 

Fuente: Diario El Peruano 

 
 
Copyright 2007 - 2012 | Revista Actualidad Empresarial
instagram takipci r57 shell